Ubicado en el conocido edificio Pirie (frente a la Catedral de Cartago), Casa de la Ciudad es un programa de extensión cultural de la Escuela de Cultura y Deporte del Tecnológico de Costa Rica (TEC). Es uno de los centros de desarrollo cultural, de carácter público, más importantes en la ciudad de Cartago y constituye un modelo de autogestión de proyectos culturales a nivel nacional.

La oferta regular del programa está constituida por:

  • Cursos libres
  • Festivales y espectáulos artísticos y culturales
  • Exposiciones de artes visuales
  • Asesorías
  • Servicios (préstamo de salas)
  • Talleres

Historia del Edificio

El edificio Pirie fue construido en la década de 1880 por el sacerdote Fulgencio Bonilla. Su estructura original se hizo en calicanto, que para la época constituía el modo de construcción más avanzado en la ciudad de Cartago.

Al iniciar el siglo XX llega al país Alejandro Pirie, farmacéutico procedente de Canadá, quien adquiere el reducto para instalar su casa de habitación y la Botica Cartago, que ocupó la esquina que actualmente constituye la sala de exposiciones temporales.

Pirie también inicia la construcción de la segunda planta, en la que se aplica una técnica constructiva que hoy se denomina ferrocemento y que consiste en la combinación de materiales.

Es uno de los pocos edificios que sobrevivieron al terremoto que en 1910 devastó la ciudad de Cartago.

En la década del cuarenta del siglo XX la familia Pirie comenzó a reubicarse en otras localidades y, luego de los acontecimientos políticos de la Guerra de 1948, el edificio es adquirido por el gobierno de Costa Rica. Así se instalan en el inmueble la Municipalidad de Cartago, la Gobernación, el Correo, la Unidad Sanitaria, consultorios médicos.

En 1971 se funda el Tecnológico de Costa Rica en el edificio Pirie.

Como propiedad del TEC el edificio ha cumplido diveras funciones de servicio a la comunidad. Además, la universidad promovió, ante el Ministerio de Cultura Juventud y Deporte, la declaratoria como Reliquia de Interés Histórico-Cultural, mediante el decreto 169.983-C, publicado en la gaceta Nº 86 del 9 de mayo de 1986.

Su condición de Reliquia Histórico-Cultural se sustenta en la diversidad de funciones privadas y públicas que el edificio ha cumplido en la sociedad cartaginesa y nacional. Especialmente porqué esas diversas actividades han sido fundamentales en el mejoramiento de la calidad de vida del ciudadano.