De Enero, 2016 hasta Diciembre, 2016

La erosión es un problema serio que empobrece los suelos para producción agrícola de forma acelerada y contamina los cauces de agua con químicos de uso agrícola y sedimentos, lo que afecta los ecosistemas aledaños y a su vez reduce el cauce de los ríos, con una consecuente afectación de actividades conexas como el suministro de agua y la generación de energía hidroeléctrica. Tradicionalmente se utilizan métodos in-situ para evaluar y cuantificar los procesos de erosión, como son la utilización de parcelas de escorrentía; sin embargo, estos métodos son muy costosos en términos de instalación, recurso humano, logística, tiempo para obtener la información y frecuentemente la calidad de los datos se ve afectada por diversos factores metodológicos y ambientales.

En esta iniciativa se propone el diseño, desarrollo y la evaluación de un sistema basado en fotogrametría con vehículos aéreos no tripulados para el monitoreo y cuantificación de la erosión hídrica en cultivos de ciclo corto y porte bajo. El sistema se va a validar y evaluar mediante un estudio en la parte alta del Río Reventazón, tomando como referencia el sistema tradicional basado en parcelas de escorrentía. Además, se utilizará la información de campo recolectada para generar un modelo explicativo del comportamiento hidráulico y físico del suelo en función de diferentes técnicas de mecanización.